26 ago. 2012

Historias terroríficas para bolleras. Parte 2.

Antes que nada, sorry por haber estado ausente tanto tiempo, pero se te va el verano en nada, oye. Que en agosto y estando de vacas de verano, el tiempo vuela, y yo aquí sin escribir porque o bien no se me venía la inspiración, o no me doy cuenta de los días que estoy sin pasar por aquí. Voy a intentar publicar una entrada o dos cada semana, palabra de bollera xD.

Pues bien, de los creadores de la primera entrega, Historias terroríficas para bolleras. Parte 1, llega la parte 2. (¡Por fin!). Si recordáis, en la primera parte hablé de la primera vez que entré a un chat, allá por diciembre, y lo mal que me fue. Por otra parte, conocí a una familiar muy allegada de Gollum (vaale, dejaré de ser tan mala, pero la fama se la ha ganado, no por fea, es que también por muerma, sosa y ____->inserte sinónimo aquí). Pues unos meses más tarde, decidí volver a intentar conocer a alguien que mereciese la pena (pobre ingenua, sin saberlo, otra vez volvería a tropezar con la misma piedra. ¡No, no con la prima de Gollum, por suerte no). Pero digamos que tampoco sirvió de mucho haber entrado al chat en aquella ocasión.

 (¡Ay Dios mío! Que sea lo que tenga que ser, pero más Gollums, no, eh.)

Resulta que estuve hablando con varias, dos demasiado mayores (una recuerdo que me dijo que era una reportera de tv, y luego como que se rayó y se fue de repente O.O) estaba flipendo flipando. Total, que luego conocí a una que parecía normal y eso, y nos conocimos en persona. Nos caímos bien y seguimos en contacto por msn. Me enteré de que le iba el reggae, que había llevado rastas, y me dijo que fumaba. Luego fue más específica: le iban los porros


Ahí dije (a mí misma, interiormente) "OMG! Por aquí no paso. O sea, primero conozco a una que tiene el cuarto petao de estampitas de santos, y ahora conozco a una fumeta. ¿No me sale alguien normal?" (Que no digo que el fumar no sea normal, pero a ver, de cigarrillos a porros hay una graan diferencia). Total, que la borré del msn y tal, como a la otra. Y desde ese día, nunca jamás volví a entrar a ningún chat. Y juro solemnemente que no volveré a entrar a ninguno, por la cuenta que me trae.
Si lo hiciera, ¿qué sería lo próximo? ¿Una mafiosa? ¿Una psicópata? Prefiero no averiguarlo.

Expectativas que tiene la gente novata al entrar a un chat para simplemente, conocer a alguien buscando amistad y tal:


(¡Venga vaa, que encuentro a alguna que me guste y tendré una relación fijo!)

Y luego, cuando te caes de esa nube:

(¿Pero qué coj...?)

Así que quedáis avisadas: no entréis a un chat, excepto que sea para trollear o buscar cosas indecentes xD



2 comentarios:

  1. Jajaja!! Enhorabuena por el blog! Lo acabo de descubrir y me he leído todos tus artículos seguidos. Me he partido de risa con varios de ellos y además me he sentido muy identificada con algunas de las historias surrealistas que te están pasando al intentar encontrar a una chica "normal" en este mundillo. Así que ánimo, suerte y ojalá sigas publicando más cosillas que nos hagan reír a todas. Volveré seguro a comprobarlo... Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me alegro que te haya gustado el blog :D
      No dudo que seguirá habiendo situaciones un tanto raras y graciosas, y las seguiré publicando xD

      ¡Saludos! ^^

      Eliminar